4 de noviembre de 2014

Going Concern in Venezuela

Introduction


A popular idiom says: “You can’t see the forest for the trees.”

That phrase might apply to those interested in the financial information of Venezuelan entities, but particularly shareholders, managers, controllers, accountants and especially auditors and sole practitioners CPAs.

I mean the fact that watching what is happening in Venezuela from abroad, some observers and researchers of economic activity and country´s businesses, see "a forest of problems" affecting nearly all business entities, but undoubtedly many who live in the country do not detect it or lose sight of the problems, and surrounded by the problems as they are, fail to perceive and evaluate them accurate and timely.

Situations such as the shortage of foreign exchange needed for most activities; continuing increases in prices, labor and general expenses; controls established by government authorities to keep prices at levels they want; the absence of a real market where products and goods are traded freely; and many other uncertainties generally affecting all entrepreneurs, are part of the "forest of problems". But many who observe and assess concerned, focusing on finding solutions, can’t see the whole situation because they are looking too closely at the details.

Most probably, many actors in the business activities that have been or are being affected by these problems, individually or jointly, are dedicated to finding solutions and often are confronted with the reality that these solutions neither do not exist nor are possible in the current non-viable environment. Then, they have no choice but to wait a while and see if it resolves itself, someday, because they have no way to afford a solution.

As this lack of activity occurs, the actors don’t see the forest and as a consequence they don’t realize that exists a fundamental problem affecting many organizations, but the fact is that some are coming to the conclusion (or have reach, in many cases) that the reality seems to be indicating that their businesses are no longer viable; that they are no longer feasible; that no longer have continuity because there are no short-term solutions and much less medium or long-term solutions. Those who come to this conclusion suddenly realize that their business is no longer financially feasible; that theirs is not “a going concern business"; that there is a strong likelihood that the “Going Concern Assumption”, as outlined in accounting principles, must be evaluated urgently. Is in this moment when those actors begin to see "the forest" and no longer see just the trees.

This work is not to explore or provide solutions to the "forest of problems". Instead, it is intended to guide all of who are potentially involved in the assessment of this severe problem and how to approach it from the accounting point of view. That is the purpose of this single contribution to the Venezuelan CPA profession.

Accounting Assesment


Many times, the preparation of financial statements in accordance with International Financial Reporting Standards (IFRS) is an automated process which is completed almost without taking into account that there are certain rules that must be evaluated every time when the reporting entity submit its financial statements to stakeholders. When preparing financial statements in accordance with IFRS (and US-GAAP), management must assess the ability of the entity to continue as a going concern. IAS 1 Presentation of Financial Statements and Section 3 of IFRS for SMEs contain provisions in regard to this matter.

Financial statements are always prepared under the going concern assumption unless management has decided to put the entity in liquidation or stop business operations. It is presumed that an entity is always in operation and will remain so until management, shareholders, a government entity, or an unforeseen event determine the cessation of its business. That's what normally happens. But on occasions, internal or external factors may evidence, whether managers or owners have raised it, that the entity could not continue in operation because it does not meet all the needed conditions to accomplish its business objective.

Under IFRS, when assessing whether the going concern assumption is appropriate, management must take into account all available information about the future, which must cover at least twelve (12) months from the end of the current reporting period. An entity closing in December should consider this information for the next twelve months, i.e. until December of the following year. The degree of detail of the future considerations depends on the facts in each case.

If an entity has a history of profitable operations and ready access to financial resources, it can be concluded that the application of the going concern assumption is appropriate, without having to perform a detailed analysis. However, the standard does not define what “financial resources” are. The same concept is used in International Standard on Auditing (ISA) No. 570, "Going Concern" without further explanation.

IAS 1 requires that an entity shall disclose information about the assumptions it makes about the future, and other major sources of estimation uncertainty at the end of the reporting period, that have a significant risk of resulting in a material adjustment to the carrying amounts of assets and liabilities within the next financial year. This is a very important concept, because if an entity is not a going concern business, it should present its assets and liabilities on the liquidation basis.

The Standard states that the determination of the carrying amount of assets and liabilities requires estimation, at the end of the reporting period, about the effects of uncertain future events on these amounts. For example, in the absence of recently observed fair market prices, it would be necessary to make estimates about the future to measure the recoverable amount of classes of property, plant and equipment; the effect of technological obsolescence or other issues on inventories; provisions subject to the future outcome of litigation in progress; liabilities and employee benefits in the long term, such as pension obligations, if present.

In US GAAP similar standards are in Subtopic 205-40 Going Concern. In this regard, FASB recently issued ASU No. 2014-15 Bulletin containing the accounting principles on this matter which are very similar to those set out in IFRS.

Audit Assesment


As mentioned, ISA 570 contains the rules for the work to be performed by the external auditor when reviewing the financial statements of an entity to render an opinion on these financial statements based on International Standards on Auditing.

In Venezuela auditors must apply those rules in accordance with that approved by the Federation of Public Accountants of Venezuela (FCCPV). See the relevant information, in Spanish: https://sites.google.com/site/fccpvauditoria/noticias/basesyfundamentos.

ISA 570 includes similar accounting standards and provisions already mentioned and specifically states in paragraph 7 that:

"Evaluating management going concern assumption involves making a judgment, at a particular point in time, about the future outcome of events or conditions that are inherently uncertain. The following factors are relevant:

       In general, the degree of uncertainty associated with the outcome of an event or condition increases significantly the more I advance into the future is the judgment made on the outcome of an event or condition. For that reason, most financial reporting frameworks requiring an explicit management assessment specify the period for which management is required to take into account all available information.

       Any judgment about the future is based on information available at the time the judgment is made. Subsequent events can contradict a judgment which was reasonable at the time it was made.

       The size and complexity of the entity, the nature and condition of its business and the degree to which it is affected by external factors, all this affects judgment regarding the outcome of events or conditions."

A non-exhaustive list of examples of events or conditions that individually or collectively may cast significant doubt about the going concern assumption is included in paragraph 8 of ISA 570. See the next section.

Assesment of the Venezuelan Circumstances


To assess the situation in Venezuela, managers and/or shareholders must take into consideration the concepts of IAS 1 and the disclosures required in this regard (or Section 3 of IFRS for SMEs if it is a medium or small entity).

In order to guide readers on the factors that may indicate a going concern in their businesses, following is the contents of paragraph 8 of ISA 570:

“The following are examples of events or conditions that, individually or collectively, may cast significant doubt about the going concern assumption. This listing is not all-inclusive nor does the existence of one or more of the items always signify that a material uncertainty exists.

Financial

     Net liability or net current liability position.

    Fixed-term borrowings approaching maturity without realistic prospects of renewal or repayment; or excessive reliance on short-term borrowings to finance long-term assets.

     Indications of withdrawal of financial support by creditors.

     Negative operating cash flows indicated by historical or prospective financial statements.

     Adverse key financial ratios.

     Substantial operating losses or significant deterioration in the value of assets used to generate cash flows.

      Arrears or discontinuance of dividends.

      Inability to pay creditors on due dates.

      Inability to comply with the terms of loan agreements.

      Change from credit to cash-on-delivery transactions with suppliers.

      Inability to obtain financing for essential new product development or other essential investments.

Operating

       Management intentions to liquidate the entity or to cease operations.

       Loss of key management without replacement.

       Loss of a major market, key customer(s), franchise, license, or principal        supplier(s).

       Labor difficulties.

       Shortages of important supplies.

       Emergence of a highly successful competitor.

Other

       Non-compliance with capital or other statutory requirements.

       Pending legal or regulatory proceedings against the entity that may, if successful, result in claims that the entity is unlikely to be able to satisfy.

      Changes in law or regulation or government policy expected to adversely affect the entity.

     Uninsured or underinsured catastrophes when they occur.

The significance of such events or conditions often can be mitigated by other factors. For example, the effect of an entity being unable to make its normal debt repayments may be counter-balanced by management’s plans to maintain adequate cash flows by alternative means, such as by disposing of assets, rescheduling loan repayments, or obtaining additional capital. Similarly, the loss of a principal supplier may be mitigated by the availability of a suitable alternative source of supply.”

Additionally, as mentioned earlier, IAS 1 states that if an entity has a history of profitable operations and ready access to financial resources, it can be concluded that the application of the going concern assumption is appropriate without having to perform a detailed analysis.

Therefore, an analysis of what the term "financial resources" would mean, apply. A broad definition of “financial resources” includes the net financial assets of an entity that have some degree of liquidity. Cash, accounts and notes receivable, deposits with financial institutions, foreign exchange and equity and bond holdings are part of the financial resources, net of financial liabilities.

Within the Venezuelan business environment, it is my opinion that foreign currency are, per se, the main financial resource of many entities and comprise its principal financial objective, because these entities are facing a continued difficulty to get foreign currency in a country that maintains a tight exchange control since 2003. Financial resources in local currency seem to abound at relatively low interest rates (compared to current rates of inflation) and this issue could be considered a mitigating internal factor.

Perhaps, many entities, especially large entities exploiting high revenue businesses, have big levels of cash in banks and accounts receivable in local currency, but with many are in trouble to convert it into foreign currency. It is known that many large multinationals have failed to pay dividends to its shareholders from abroad due to the difficulty in obtaining foreign exchange, although they have reported large amounts of net earnings in local currency. Working on a business model based only in local transactions, these entities would have no difficulty in continuing to operate without foreign currency. However, managers of these entities are struggling to get foreign currency to accomplish the process for assets replacement; payment of royalties and dividends; or for other purposes, which is not guaranteed by national government.

Other not so large entities may own financial resources in local currency but as they cannot be converted into foreign exchange for imports of goods and services or for payment of outstanding debt in foreign currency, are prevented from continuing its regular operations, perhaps for long periods during which they have to continue paying salaries, social charges and expenses of any kind, without the possibility of generating revenue because they don’t have inventory or because certain equipment or machinery for the production have being halted waiting for inputs or parts from abroad.

In addition to the issue of foreign currency, which is the main issue in Venezuela today, a set of situations require management entities and their auditors to review for evaluating the going concern assumption, such as:

1. Inflexible government controls on prices that undermine the ability of the entity to decide on the pricing of their products or services, with the consequent possibility of incurring losses from continuing operations.

2. Risk of devaluation of the national currency which permanently boost local price increases. New exchange rates signify increases in price of products and services. In an unending process to justify prices within the framework of price control´s law, entities would incur in more operating losses while new prices are approved by governmental authorities.

3. Exacerbated inflation causing similar effects to the above, because increases in costs are not easy translated to prices of goods and services because of the price controls.

4. Excessive and complicated legal framework that requires entities to disburse amounts for the payment of employee benefits, taxes and legal contributions of all kinds, without any connection with the operation of the entity. That is, entities must make those payments, whether they are not producing at full capacity or are not recovering the costs of its goods and services.

5. Risk of prolonged closures of plants and warehouses if government authorities decide that the entity has violated certain laws, for example the mentioned Law of Fair Prices.

6. Difficult to import essential supplies and goods and services for own production due to the inability to obtain foreign currency for imports.

7. Difficulty obtaining local goods and supplies necessary for the production itself, because other producers or importers in the country face the same problems of production and/or importation, all contributing to high level of shortages of many goods and supplies.

8. Risk of recording continued losses for the buildup of financial and production problems; untimely labor strikes without reason or justification; arbitrary plant and warehouses occupations by workers with or without justified reasons; sales diminished with excessive costs and expenses increased for the reasons previously discussed.

9. Inability to pay debts in foreign currency due to the failure to obtain foreign exchange through legal mechanisms of exchange and risk of incurring in violations of laws created to prohibit acquisition of foreign currency out of these mechanisms.

10. Risk (although not as significant) of expropriation of all kinds of assets due to unforeseen or unanticipated government decisions.

11. Loss of key management, production and marketing personnel as a result of emigration of qualified professionals to other countries.

12. Seizure of products by actions of governmental authorities based on the framework of laws such as the Law of Fair Prices.

13. Risk of losses in accounts receivable from entities that, in turn, would be having trouble going concern assumption.

14. Depressed real estate prices caused by the atmosphere of general uncertainty about the assets in the country; and

15. Other minor.

Analyzing these factors and others discussed above in an individualized context, it could be concluded that an entity would not face problems on its status as a going concern, but if somebody combine several of them and the test results are negative, he could reach to a different conclusion.

Therefore, permanently and full evaluations must be completed by management and shareholders (and external auditors, if applicable). In case an entity concludes negatively in its analysis, the going concern assumption could be impaired.

Consequences of the Analysis


The accumulation of some of the matters discussed in the previous section doesn’t necessarily determine that an institution faces difficulties to ensure compliance with the Going Concern Assumption. New business decisions; changes in government policies and laws; improved economic outlook; change of line of business; change of management approach; etc., can be used as a mean to justify that the entity must, yet, be considered as a going concern, even though financial reports could show severe financial problems. In such cases, the disclosures required by IFRS would help users of financial statements of these entities to understand the situation, which imply a good preparation of management to properly develop such disclosures.

However, if the conclusions from the analysis are that the entity is facing severe business problems that would build up in the immediate future; i.e. the continuity of the entity would be under a certain level of uncertainty about their future, management must obtain specialized audit and legal advice to properly proceed before reporting.

IFRS does not contain any provision for the presentation of financial statements under a basis for liquidation of a company with going concern problems. A guide for those interested in improving their knowledge on such an accounting basis, can found it in the Subtopic 205.30 US GAAP Presentation of Financial Statements - Liquidation Basis of Accounting.

Conclusion


We can only see the forest when we get out of the trees!


27 de octubre de 2014

Ajustes a Considerar para el Cierre de 2014


Por segunda oportunidad publico un trabajo como éste para los lectores del Blog, en el interés de ofrecer algunas guías y consejos a los preparadores de estados financieros, contadores, administradores y auditores de entidades venezolanas, con el objetivo de anticipar posibles ajustes importantes que se requerirían para el cierre contable de esas entidades correspondiente al año 2014.

El cierre del año 2014, para algunas entidades que deben reportar en Venezuela bajo las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF Completas y la NIIF para las PyMES) o, incluso, bajo los US GAAP, podría estar caracterizado por situaciones, condiciones y transacciones relativamente diferentes a las que normalmente ocurren en cualquier otra empresa de cualquier otro país.

Considero conveniente aclarar que este es un análisis especial para entidades venezolanas porque el entorno económico y legal en que desempeñan sus negocios, en mi opinión, no es normal y hasta podría considerarse ciertamente muy riesgoso. Los asuntos incluidos en este trabajo deben ser considerados adecuadamente por los profesionales para evaluar la aplicación en su entidad y obtener la autorización de directores, gerentes, supervisores o asesores. De llegarse a concluir que alguno de los ajustes afecta a la entidad, habría que solicitar la asesoría de auditores y asesores externos para contar con su conformidad con suficiente anticipación antes del cierre.

Desde el punto de vista de la aplicación de los principios y de los criterios utilizados, sea cual sea el marco contable bajo el cual reporta la entidad, puede asumirse que la utilización de las recomendaciones y guías que se presentan aquí, están enmarcadas en un continuo análisis de la situación venezolana realizado durante todo el año actual; y se basan en la observación del progreso de implementación de normas contables, regulaciones y leyes locales; y en mi interés de colaborar en la solución de conflictos contables o incluso impositivos (aunque esa no es mi especialidad) que pudieran haber surgido en el entorno de las empresas venezolanas por las situaciones que se comentan en el trabajo.

Los asuntos a considerar son los siguientes:
1.        Inventarios en el Marco de la Ley de Costos y Precios Justos
2.        Activos y Pasivos en Moneda Extranjera
3.        Deterioro de los Activos

1.             Inventarios en el Marco de la Ley de Costos y Precios Justos
La promulgación, en febrero de 2014, de la Providencia Administrativa Nº 003/2014 (“la Providencia”), emanada de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos (SUNDDE), originó una reacción inesperada y frenética en el ambiente de negocios de Venezuela, por sus severos y preocupantes impactos sobre entidades y personas, lo que me motivó a preparar un trabajo publicado en este mismo Blog bajo el título La Ley de Precios y las NIIF en Venezuela. Ese artículo ha sido el que más audiencia ha tenido y el que más comentarios y preguntas ha recibido desde que se inició este portal de informaciones contables. Aconsejo a los lectores leerlo, si no lo han hecho, antes de continuar con éste.

Un extracto del artículo podrá ayudar a orientar hacia el objetivo de este análisis:

“Por lo que se desprende de los párrafos anteriores, la SUNDDE promulga un marco contable “modificado” para aplicar la Ley de Precios en Venezuela. Al analizar los artículos de los cuales consta la Providencia, se observan contradicciones, afirmaciones, suposiciones y condiciones que desvirtúan el marco técnico bajo el cual deben aplicarse los Principios de Contabilidad de Aceptación en Venezuela (“PCGA”). Como es ampliamente conocido, en Venezuela, los PCGA están constituidos por las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), modificadas por los Boletines de Aplicación (BA) y se denominan VEN-NIIF para identificar un marco contable propio basado fundamentalmente en las NIIF. En ninguna parte de la Ley de Precios ni de la Providencia se hace mención a los VEN-NIIF.

Las NIIF (NIIF Completas y la NIIF para las PyMES) contienen normas específicas para medir, reconocer, presentar y revelar todo lo relacionado con los inventarios, los ingresos, costos y gastos de las entidades y esas normas han venido siendo aplicadas consistente y uniformemente desde el año 2008 en el país. Las entidades han aplicado esos principios y las normas complementarias que han sido promulgadas en el tiempo, y con base en los resultados contables obtenidos, esas entidades han reportado a sus accionistas y al público en general (cuando corresponde) y han elaborado sus declaraciones de impuesto sobre la renta, pagado sus impuestos y contribuciones y los dividendos a sus accionistas.

Ahora, esas entidades tendrán que aplicar el marco “modificado” que promulgó la SUNDDE, lo cual acarreará consecuencias que todavía están por conocerse, pero que pueden anticiparse después de analizar algunos de los artículos de que consta la Providencia.”

Algo de lo expresado en el último párrafo podría ya conocerse, puesto que las entidades han pasado por el “período de aprendizaje de la Providencia”, y de los problemas que se habrían presentado para aplicarla, muchos habrían sido solucionados pero otros pudieran estar ocultos en la trama de transacciones, asientos contables y decisiones ejecutivas aplicadas por las entidades para sobrepasar la situación que han tenido que enfrentar hasta ahora.

Simultáneamente al artículo, se publicaron varias “ideas y soluciones a la medida” para implementar, superar o atenuar los impactos que originó la Providencia, las cuales pudieran haber motivado a las entidades a modificar sus esquemas contables o quizás hasta sus sistemas extracontables para controlar los inventarios. Intentaré hacer una anotación de los posibles problemas confrontados, pero no de las soluciones aplicadas por las entidades pues no está a mi alcance esa información.

        i.        Desviación de los Principios Contables:

Considero que este es el principal problema que estarían confrontando las entidades porque la Providencia estableció una serie de conceptos y asunciones que se desvían de las NIIF, pero que tienen que ser aplicadas por las entidades para no arriesgar la imposición de sanciones por parte del organismo regulador.

Por ejemplo, la Providencia estableció varios parámetros para obligar a las entidades a fijar los precios de sus bienes o servicios sin que éstos sobrepasen el costo del producto o el servicio, más un porcentaje de ganancia, determinados todos esos conceptos de acuerdo con la misma Providencia. Es decir, los factores de costo y de precio de venta están ahora indubitablemente amarrados a lo que establece la Providencia pero ésta no toma en cuenta todas las disposiciones establecidas en las NIIF.

La pregunta que ahora nos hacemos es qué ha ocurrido con las diferencias contables (no desde el punto de vista de su cuantía, que de por sí podrían ser importantes) sino de su tratamiento contable, puesto que ciertas transacciones no habrían sido contabilizadas adecuadamente según los principios para no vulnerar lo establecido en la Providencia.

Pudiera estar sucediendo que muchas transacciones han sido “provisionalmente” dejadas a un lado al contabilizar los elementos del costo para no violar lo establecido en la Providencia, y cuando me refiero a dejarlas a un lado lo que quiero decir es que pudieran existir montos (quizás de importancia) registrados en cuentas provisionales que no han podido ser imputadas al costo porque la Providencia no lo permite, aunque bajo el alcance de las NIIF sí hubieran podido ser registradas como parte del costo. Esas partidas estarían “huérfanas” de una identificación adecuada porque al no formar parte del costo de los bienes o servicios ya vendidos, no pueden permanecer en cuentas del activo sino que tienen que ser imputadas a los gastos o al costo de ventas. Aquí hay posibles ajustes pendientes.

       ii.        Consistencia en la Aplicación de los Principios:

Adicionalmente, pudiera estar presente un problema de consistencia en la aplicación de los principios, que es un concepto fundamental en las NIIF. Las entidades contabilizaron sus transacciones y aplicaron las normas en 2013 y esos registros seguramente estaban de acuerdo con los principios puesto que los auditores externos, en los casos de entidades auditadas, así lo corroboraron.

Pero en 2014 esos mismos principios pueden haber sido ignorados para forzar a la entidad a amoldarse estrictamente a lo establecido en la Providencia. Tocará a los contadores de la entidad, en primer lugar, y a los auditores, posteriormente, comprobar que en 2014 existe uniformidad en la aplicación de los principios. Los auditores externos que están atentos al desarrollo de la situación, seguramente ya habrán modificado el alcance de sus trabajos interinos para adelantarse a revisar este aspecto tan importante en la medición de los activos.

Resumiendo, en 2014 se podría presentar la situación, en algunas entidades, de que el costo no ha sido medido de acuerdo con las NIIF sino aplicando la Providencia. Toca a los contadores primero y después a los auditores, verificar si hay uniformidad en la aplicación de las NIIF para medir el costo, como se hizo en años anteriores.

      iii.        Costo o Valor Neto de Realización, el menor:

Las NIIF establecen como concepto básico de medición de los inventarios esta premisa y se supone que los contadores están perfectamente habituados a comprobar que sus activos se adecúan correctamente a ella. Sin embargo, al considerar la aplicación de la Providencia podrían surgir dudas en cuanto a la veracidad de esa medición por las siguientes razones:

a.     En primer lugar pudieran existir dudas de que el costo de los inventarios se ha establecido de acuerdo con las NIIF si la entidad aplica estrictamente lo establecido en la Providencia. Por ejemplo, la Providencia establece en el numeral 1 del Artículo 4, una disposición sobre el costo estándar que textualmente dice: “El resultado de aplicar costo estándar debe aproximarse al costo real. Para la determinación del precio justo, se reconocerá el menor entre el costo real y el costo estándar.” Si una entidad está en esta situación, puede afirmar que está cumpliendo con los principios? Adicionalmente, cómo podría una entidad que aplica la técnica del costo estándar determinar el “costo real” que indica la Providencia? Si la entidad implementa lo establecido en la Providencia tendría que explicar muy claramente en las notas a sus estados financieros cómo determinó los costos y eso puede ser complicado.

b.    También tenemos la problemática para la aplicación del concepto de Valor Neto de Realización o VNR. Según los principios, los inventarios se deben medir al costo o al VNR, el que sea el menor. Ya hemos visto parte de los problemas que se presentan con los costos. El valor neto de realización se define en el Glosario de las NIIF así:

“El VNR es el precio estimado de venta de un activo en el curso normal de la operación, menos los costos estimados para terminar su producción y los necesarios para llevar a cabo la venta. El valor neto realizable hace referencia al importe neto que la entidad espera obtener por la venta de los inventarios, en el curso normal de la operación”.

Si el precio de venta es establecido de acuerdo con la Providencia, probablemente ese es el VNR, ya que dicho instrumento no permite que los precios de venta se fijen por encima de un parámetro fijo. Si la entidad calcula su precio de venta bajo ese esquema no lo puede variar porque, inclusive, en muchos casos ese precio es tomado por el organismo regulador como el tope y ya la entidad no lo puede modificar hasta que solicite una nueva revisión o hasta que la Superintendencia realice una nueva inspección.

c.     Si en la revisión de costos para determinar si se cumple con las NIIF se llega a la conclusión de que han sido subestimados, porque para cumplir con la Providencia no se incluyeron algunos componentes que sí son aceptados por las NIIF, pudiera llegarse a la conclusión de que el VNR es menor que el costo y habría que ajustar éste para llevarlo hasta el VNR. Esta es una comprobación que debe hacerse para asegurar de que las normas se cumplen.

     iv.        Deterioro de los Inventarios Ajustados por Inflación:

Finalizamos con el asunto relacionado con el ajuste por inflación. Es un tema complejo que debe discutirse con los asesores para llegar a una conclusión razonable a efectos de aplicar las normas. El simple hecho de ajustar los inventarios aplicando los índices de inflación a los costos contables puede llevarlos por encima del VNR y, en esas condiciones, habría que rebajarlos hasta ese valor. Es un problema similar al que comento en el punto 3 con las PP&E.
2.             Activos y Pasivos en Moneda Extranjera
Desde febrero de este año no se han producido cambios significativos en la normativa contable relacionada con la medición y el reconocimiento de activos y pasivos en moneda extranjera de las entidades venezolanas. Los mecanismos cambiarios tampoco han sido modificados en cuanto conciernen a los efectos que tienen sobre las transacciones y saldos en moneda extranjera.

Haciendo un recuento de los factores que se requieren para cumplir con las VEN-NIIF (VEN-NIIF GE y VEN-NIIF PYME), las entidades deben tomar en cuenta, además de las propias normas, la siguiente guía:

a.   El mecanismo cambiario mediante el cual ciertas transacciones están protegidas con el tipo de cambio fijo de CENCOEX (Bs6,30/US$1);

b. El mecanismo mediante el cual se estableció el tipo de cambio variable denominado SICAD I (entre Bs11 y Bs12/US$1);

c.  El dispositivo por el cual se pueden obtener divisas al tipo de cambio entre Bs49,96 y Bs49,98/US$1, denominado SICAD II; y

d.    La Aclaratoria fechada el 25 de enero de 2014 (ACL 2014-01) y publicada el 3 de febrero de 2014 por la Federación de Colegios de Contadores Públicos de Venezuela (FCCPV).

Las entidades deben apoyarse en la Aclaratoria, que es una norma complementaria de las NIIF que establece que la valoración y presentación de transacciones y saldos en moneda extranjera a la fecha de los estados financieros debe hacerse considerando una evaluación integral de la situación financiera, la posición monetaria en moneda extranjera y los impactos financieros derivados de las regulaciones cambiarias aplicables a la entidad. La Aclaratoria también señala que las transacciones en moneda extranjera deben medirse considerando el marco regulatorio aplicable a la transacción e incluye los rubros a tomar en cuenta que son los siguientes:

              I.          Pasivos en moneda extranjera registrados ante CADIVI[1];

             II.          Pasivos en moneda extranjera no registrados ante CADIVI;

            III.          Activos denominados en moneda extranjera de obligatoria venta al Banco    Central de Venezuela;

           IV.          Activos denominados en moneda extranjera, no sujetos a ser obligatoriamente  vendidos al Banco Central de Venezuela; y

            V.          Adquisición de bienes y servicios pagaderos en moneda extranjera.

La Aclaratoria también establece en su párrafo 3 que las opciones de valoración de las partidas en moneda extranjera son las siguientes:

a. A los tipos de cambio oficiales establecidos en los diversos convenios cambiarios suscritos entre el Banco Central de Venezuela y el Ejecutivo  Nacional.

b. En función a la mejor estimación de la expectativa de los flujos futuros de bolívares, que a la fecha de la transacción o de los estados financieros habrían de erogarse o recibirse, según sea el caso, para extinguir las obligaciones o realizar los activos en moneda extranjera utilizando mecanismos de intercambio o pago legalmente establecidos o permitidos por el Estado o Leyes de la República Bolivariana de Venezuela.

Finalmente, la Aclaratoria contiene un párrafo que establece cuándo deben ser reconocidos sus efectos indicando lo siguiente:

12. Los efectos derivados de la aplicación de esta Aclaratoria se reconocerán en los resultados de los ejercicios económicos con fecha de cierre posterior a la fecha de publicación de ésta; en consecuencia, la presente Aclaratoria sustituye en su contenido a la Aclaratoria de fecha 20 de agosto de 2010.”

Como he comentado en otros artículos, las entidades deberían, realísticamente, tomar en cuenta las condiciones bajo las cuales han contraído deudas en moneda extranjera. En ese sentido, las entidades deberían utilizar la experiencia acumulada en el tiempo en relación con las adquisiciones de divisas para sus importaciones y pagos de servicios y otros gastos, con el fin de medir y reconocer los pasivos netos en moneda extranjera.

Por su parte, las entidades con posición neta activa en moneda extranjera deben tomar en cuenta lo mencionado en el párrafo 3b de la Aclaratoria para ajustar activos y pasivos en esas condiciones, separando aquellos pasivos identificados con cualquier mecanismo de cambio oficial, los cuales deberían medir al tipo de cambio al cual se adquirieron.

Las entidades que indebidamente y sin suficientes soportes ni criterios adecuados retrasaron la medición de sus activos y pasivos en moneda extranjera en forma apropiada desde hace algunos años, ya no tienen ningún argumento ni justificación para mantener esa posición. El tiempo y la experiencia indican que muy pocas entidades están recibiendo divisas al tipo de cambio fijo de CENCOEX (Bs6,30/US$1), y que otro grupo mucho más grande ha recibido las divisas a uno de los otros dos tipos de cambio variables. No hay otro tipo de cambio legal. Las entidades que adquirieron divisas en el mercado paralelo, tendrán que medirlas al tipo de cambio real negociado, ateniéndose a las consecuencias legales, contables e impositivas correspondientes.
3.        Deterioro de los Activos
En términos normales, al cierre del ejercicio las entidades realizarían la evaluación del deterioro de los activos sobre una base metódica sencilla y, en cierto modo, rutinaria. Sin embargo, debido a las situaciones por las que pasan muchas de las actividades en el país, parece recomendable hacer una revisión más a fondo de este asunto para prever cualquier posibilidad de pérdida importante en los activos.

Algunos de los principales y más notorios asuntos que pudieran estar incidiendo sobre la medición y presentación de algunos activos en los estados financieros se resumen así: 1) empresas con problemas financieros o de otra índole (por ejemplo, el cierre del negocio) que pudieran originar pérdidas en las cuentas por cobrar; 2) costos de inventarios por encima del VNR y ajuste por inflación de inventarios que colocaría los costos por encima del VNR; 3) disminución del valor de mercado de papeles del estado y de PDVSA que pudieran causar pérdidas en instrumentos financieros; 4) IVA no recuperable proveniente de débitos fiscales que no pueden compensarse con créditos fiscales y/o que no han sido reembolsados por las autoridades impositivas; 5) ajuste por inflación de las PP&E, que se analiza en forma más profunda a continuación; disminución de los valores razonables de otras propiedades; y 6) activo por impuesto diferido no recuperable por declaración de pérdidas fiscales continuas.

La siguiente tabla se incluye como ayuda para ubicar más fácilmente las fuentes de información que se requieren para evaluar el deterioro de los activos:

Norma Principal NIIF Completas: NIC 36 Deterioro del Valor de los Activos

Norma Principal NIIF para las PyMES: Sección 27 del mismo título

No Cubiertos por la Norma Principal
Consultar en las NIIF Completas
Consultar en la NIIF para las PYMES
Inventarios
NIC 2 Inventarios
Sección 27
Activos surgidos de los contratos de construcción
NIC 11 Contratos de Construcción
Sección 23
Activos por impuestos diferidos
NIC 12 Impuesto a las Ganancias
Sección 29
Activos procedentes de beneficios a los empleados
NIC 19 Beneficios a los Empleados
Sección 28
Activos financieros
NIC 39 Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición
Secciones 11 y 12
Propiedades de inversión que se valoran según su valor razonable
NIC 40 Propiedades de Inversión
Sección 16
Activos biológicos relacionados con la actividad agrícola
NIC 41 Agricultura
Sección 34
Activos no corrientes (o grupos de activos para su disposición clasificados como mantenidos para la venta
NIIF 5 Activos No Corrientes Mantenidos Para la Venta y Operaciones Discontinuadas
NA
Deterioro de Activos No Monetarios y Ajuste por Inflación
Las VEN-NIIF establecen que las entidades ubicadas en una economía hiperinflacionaria, como es el caso de Venezuela, deben medir y reconocer el deterioro de los activos no monetarios después de que son ajustados por efectos de la inflación. Las normas establecen reglas claras para medir el deterioro cuando se trata de activos individuales o cuando se pueden identificar como parte de una Unidad Generadora de Efectivo (UGE). El deterioro de activos como los inventarios o los activos financieros se mide de conformidad con las normas establecidas en las normas correspondientes a esos activos. En esta sección me concentraré en analizar el problema del deterioro de las propiedades, planta y equipo (PP&E), ya que en la Sección 1 de este trabajo presenté una guía en cuanto al deterioro de los inventarios.

La NIC 36 de las NIIF Completas y la Sección 27 de la NIIF para las PyMES contienen las normas para medir y reconocer el deterioro de las PP&E y son suficientemente claras para entender cómo se aplican en una economía no hiperinflacionaria. En esa normativa se considera que el deterioro de un activo surge cuando el importe al cual dicho activo está registrado en libros, es mayor que su valor recuperable, y se exige a una entidad que determina que existen activos deteriorados, que debe reconocer una pérdida por deterioro en los resultados.

A su vez, valor recuperable se define como el mayor entre el valor razonable menos los costos de venta de un activo (o de una UGE) y su valor en uso, o el mayor entre el precio de venta neto de un activo y su valor en uso. También establecen las normas que el deterioro puede ser reversado en el futuro bajo ciertas condiciones, en las cuales se aumentará el valor en libros del activo hasta su valor recuperable siempre que no exceda al valor en libros que podría haberse obtenido si no se hubiese reconocido la pérdida por deterioro en un período anterior.

La evaluación del deterioro de las PP&E en una economía no hiperinflacionaria es relativamente simple, pero si la entidad se ubica en una economía hiperinflacionaria como la venezolana, el asunto se complica por las siguientes razones (las cuales no impiden que se realice la evaluación):

     a.     Las normas contables sobre hiperinflación establecen que cuando se compruebe que existe deterioro, “los saldos reexpresados de los elementos componentes de las propiedades, planta y equipo, de la plusvalía, de las patentes y de las marcas serán reducidos hasta su importe recuperable; los saldos reexpresados de los inventarios serán rebajados hasta su valor neto realizable; y los saldos reexpresados de las inversiones poseídas serán rebajados hasta su valor de mercado”. Es decir, en la norma sobre hiperinflación se repite lo establecido en forma general en la NIC 36 (y en la Sección 27), pero ahora refiriéndose a “los saldos reexpresados”, es decir, al monto de los activos después del ajuste por inflación.

     b.    Quiere decir, que una entidad venezolana tendría que aplicar un procedimiento como el siguiente:

                      i.    Primero debe hacer las evaluaciones sobre deterioro con las cifras nominales, sin tomar en cuenta que posteriormente habrá que ajustar los activos por efectos de la inflación, y si determina que existe deterioro por daños, obsolescencia o por cualquier otra razón, entonces tendrá que proceder como indican las normas, es decir, medir el deterioro con las cifras ajustadas por inflación.

                ii.         Si a nivel nominal no se observa deterioro, la entidad procedería a continuación a ajustar las cifras por efectos de la inflación y a repetir la prueba de deterioro, pero ahora utilizando el valor ajustado por inflación.

En este caso se podrán presentar problemas para determinar si ese valor es inferior al importe recuperable, como indican las normas.

Si se toman en cuenta los altos índices de inflación observados, se puede llegar a la conclusión de que los montos ajustados por inflación tenderían a ser mucho más altos que los importes recuperables y por esa razón habría que ajustar as PP&E por causa del deterioro medido bajo esas condiciones.

     c.     En resumen, la medición del deterioro de las PP&E en Venezuela pasa por un proceso doble que debería ser completado por todas las entidades para asegurar que esos activos se presentan por valores razonables en el estado de situación financiera.

    d.    El proceso de ajustar por inflación las PP&E no se queda, entonces, en hacer los cálculos y registrar las nuevas cantidades ajustadas por inflación, sino que también debería hacerse la prueba del deterioro para cumplir con las NIIF.

  *   *   *   *   *

Los efectos impositivos que se puedan derivar de la aplicación de los ajustes, como aquí se han planteado, deben ser considerados y medidos adecuadamente como lo establecen las normas, para ajustar los saldos del impuesto diferido y de la corrección valorativa (originada en el deterioro del impuesto diferido activo). Los ajustes a estas partidas deberán ser revisados y discutidos con los asesores impositivos de la entidad.




[1] CADIVI fue sustituida por CENCOEX en enero de 2014.